El año concluye con un repaso a congresos, polémicas sobre la “nueva cocina”, las calificaciones de la Guía Michelín 2009 y la presencia de la gastronomía española en el extranjero de la mano de nuestros mejores chefs.

Un año movido, gastronómicamente hablando. Y es que a raíz de la tan recurrida palabra “crisis”, los restaurantes han ideado soluciones para mantener el mismo rendimiento que hasta ahora: desde reducir sus precios de carta hasta un 15%, a la creación de los denominados “gastrobares”, bares regentados por cocineros de prestigio en un intento de bajar la alta cocina a la calle.

Si a principios de año aún en pleno auge de la vanguardia culinaria, la cocina francesa ponía su empeño en lograr que se la reconociese como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (PCIH), una iniciativa de Sarkozy para contrarrestar la pérdida del liderazgo de Francia en el ámbito de la alta cocina, el resultado fue un gran revuelo y motivo de polémica no sólo sobre el hecho discutible de considerarla patrimonio mundial sino también del porqué de su supremacía sobre otras.

Como polémicas fueron también las declaraciones del chef Santi Santamaría en motivo de la presentación de su libro La cocina al desnudo, donde lanzaba acusaciones contra el uso abusivo que se hacía en la alta cocina de emulsionantes y gelificantes; unas acusaciones que hicieron estallar el debate sobre la cocina tradicional y la contemporánea, y en el que no tardaron en pronunciarse en contra tanto chefs como la Agencia de Seguridad Alimentaria española y el Ministerio de Sanidad.

Anecdótico fue el caso de Pascal Henry, un gourmet que despertó el interés de medio mundo al irse sin pagar de El Bulli y que meses después dijo no recordar nada tras estar desaparecido y cuya idea era la de recorrer todos los restaurantes de tres estrellas Michelín, nada menos que 68.

Pero no todo han sido polémicas en este año, a nivel de reconocimientos un nuevo éxito para España vendría de la mano de la revista Restaurant en la publicación de su lista de los 50 mejores restaurantes del mundo, de los que tres españoles figuraban en el ránking de los diez primeros: El Bulli se alzaba en el primer puesto por tercer año consecutivo, Mugaritz cuarto y Arzak octavo.

Por otra parte y tras el éxito del programa televisivo de cocina “Made in Spain” presentado por José Andrés (un referente de la cocina española en Estados Unidos), llegaba la segunda producción con “Spain…On the Road Again”, a la vez que su éxito se asentaba con la apertura de un nuevo restaurante en Hollywood.

También habría reconocimiento para la cocina española: en noviembre se presentaba en Sao Paulo (Brasil) el congreso España-Brasil: la última frontera de la gastronomía, con la presencia de 24 prestigiosos cocineros españoles.

En cuanto a la edición de Guía Michelín 2009, pocas estrellas este año para nuestros restaurantes españoles, calificaciones que no dejaron de levantar ampollas en el sector.

El año nos dejaría genialidades también, y es que a título personal Ferran Adrià no sólo sería nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad escocesa de Aberdeen en el área de Humanidades, sino que conquistaría Cambridge y Harvard al firmar dos acuerdos históricos para incentivar los diálogos entre ciencia y cocina y establecer vínculos con la creatividad de El Bulli.

Sin duda, un año “a la carta”.


Subscribe to comments Both comments and pings are currently closed. |
Post Tags:

Browse Timeline


Comments are closed.


© Copyright 2007-2011 Restaurantes Barcelona · ¡Gracias por su visita!

Share